domingo, noviembre 13, 2011

Deseos...

A veces los deseos se cumplen y se tiene que ir con mucho cuidado. Estaba tan agotada que mencioné que para las vacaciones iba a descansar tanto que me pondría suero y una sonda para ni siquiera tener que levantarme de la cama. Desgraciadamente así pasé aquel verano, con sonda y suero, entre operación y operación y unos dolores que me impedían levantarme nada más que para emigrar del sofá a la cama.

Pero ahora cada domingo es el mismo dolor. El malestar de pensar en el lunes. En clientes gilipollas, en prisas, en agobios, en tareas pendientes, en cierres de presupuestos y viajes y cenas y reuniones y sonrisas al teléfono cuando estás maldiciendo entre dientes en arameo, intentando que te cundan mucho las horas para no tener que quedarte más de lo necesario y perder el último tren.

Desde aquel día que desee en voz alta, me cuido mucho de hacerlo y soy muy precavida por lo que pueda pasar. Pero ya no puedo más y me gustaría despertarme cada mañana a la hora del amanecer y tener preparadas las tablas de surf y los trajes de neopreno y unos zumos de cualquier fruta rica y sabrosa de las que crecen en Costa Rica, para dar la bienvenida a los clientes de mi chiringuito. Recorrer kilómetros de arena blanca y volver a los brazos de una Imperial fresquita. Como único traje, un bikini; como única bandera, una sonrisa sincera; como única preocupación vivir cada día como si fuera el último. Tardes de sol, de música, de sexo, de sal y de arena. Que así sea.

Ahora solo espero no convertirme en una depuradora.


6 comentarios:

  1. No sabes como te entiendo jefa. No hay domingo que no piense en mandar todo al carajo y coger en Atocha el primer tren a cualquier sitio fuera de Madrid. Pero claro, no lo haces ... hasta que un día lo acabaré haciendo ... Abrazos

    ResponderEliminar
  2. ane nichols12:19 a. m.

    Donde esta esa jairaki positiva! me acuerdo que cuando yo tenia serios problemas me decías, no te preocupes si tiene solución se solucionara y sino tiene no se solucionara, así que de todas maneras no te preocupes y así lo hice, todo se soluciona en esta vida menos la muerte. piensa que siempre sales de todos los atolladeros, no pierdas un domingo pensando en el lunes porque el lunes llegara y el domingo lo perderás en lugar de disfrutar. yo solo tengo un día de fiesta y vivo los lunes como si fueran unas largas vacaciones y no pienso en el martes ni un solo segundo. Las piñas coladas, los mojitos y las tablas de surf llegaran, pero no los clientes porque no es fácil servir a la gente y menos cuando están de vacaciones, lo dicho piensa en positivo y mucha suerte. Te quiero y quiero que vuelva la verdadera jairaki que veía y nos hacia ver la vida de un modo maravilloso. Te quiero.

    ResponderEliminar
  3. Jodeeeeeeeeer, esa es el lugar con el que sueño. En mi navegar tiraba mas hacia el sur, hacia San Andres y Providencia, pero sabiendo que tienes un chiringuito en Costa Rica...
    Jairaki arriba ese animo, No buzzes tanto y nada mas en superficie que todo llegara. Un besazo campeona, y vete enfriando la Imperial...

    ResponderEliminar
  4. A que me entiendes JB si es que está todo como para mandarlo a pendre pel cul que decimos por estas tierras. Un abrazo!!!

    Joercio si es que tienes más razón que una santa Ane, pero cuesta volver a encontrar la Jairaki positiva. Anda andará??? Bueno mira ya casi ha pasado el lunes y he sobrevivioooo. Efectivamente lo que no tiene solución, no la tiene pa que amargarse ;) Besosssss

    Buzzzzz ojalá tuviera ese chiringo! de momento solo está en mis sueños :))) Ains me han entrado ganas de una Imperial helada!!!o de una piña colada en su defecto, pero aquí en el currele como no tire de Coca-Cola o caféee... Besazos!

    ResponderEliminar
  5. y si tuviesemos esa vida, tambien nos cansariamos, pediriamos a gritos extres, multitud, ruido...que pollas!!! ¿ donde esta mi ron con limon !!!????

    ResponderEliminar
  6. Cierto es que hay que mirar con mucho ojo lo que deseamos y anhelamos con tesón. Pero hay que admitir que a veces no es tanto deseo como necesidad extrema de cambios necesarios para no volverse una loca. Ya lo dijo Jóker una vez: ¿Sabes cuál es la diferencia entre un hombre cuerdo y uno loco? Un mal día.

    Pues si tú eres chicle de menta... Yo lo soy de pimienta, de esos de broma. ;)

    Besotes guapa. :*******

    ResponderEliminar

Cuéntate algo...