martes, febrero 07, 2012

Las palabras no dichas…

Cuando, desde que tienes consciencia de memoria, has convivido con el temor a perder a tu madre… aprendes. Cuando operación, tras operación, los médicos te dicen, de esta no saldrá… aprendes. Cuando con apenas cinco años eres consciente de que la vida no es eterna… aprendes. Aprendes a valorar las cosas en otra medida, a no callarte nada y a no escatimar “te quieros”, ni abrazos, ni mimos. No te guardas nada. Compartes el cariño y no te da vergüenza expresarlo. Cuando mi padre estaba en el hospital, nos lo comíamos a besos y le decíamos lo mucho que le queríamos era algo absolutamente normal, a lo que estaba acostumbrado, cuando estaba sano.
A veces cuando con mis hermanas recordamos el pasado nos vienen a la cabeza imágenes tristes de hospitales, separaciones forzadas y madurar y vivir cosas que no tocaban a esas edades. Pero también viene a la cabeza la intensidad de los sentimientos compartidos, la piña que formábamos cada una con sus traumas llevados de la mejor forma posible o de la que cada una sabía. Nos vienen también las vacaciones a destiempo. Aprovechando los días que mi madre se encontraba mejor y nos escapábamos, sin importar el calendario escolar ni la época del año. Faltábamos a las clases y hacíamos redacciones de los sitios que visitábamos. Todo muy intenso, aprovechando el momento.

Por eso creo que se me hace tan difícil de llevar las palabras no dichas, los sentimientos no expresados (sean buenos o malos) o la callada por respuesta. El silencio es el peor sonido que puedes escuchar cuando esperas respuestas.

El orgullo es muchas veces el motivo de no dar una respuesta. No quedar retratado. No hacer el ridículo. No hacer daño. Por miedo a las consecuencias. Curiosa palabreja el orgullo: “Arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas”. Que le den por culo al orgullo con un pez espada con el pico oxidado.



24 comentarios:

  1. Sí, tienes toda la razón, cuantas palabras no dichas o a destiempo, hace poco Mónica expresaba un comentario en el blog de †MuTяĆ : “¿quizás el silencio une más? Y yo preguntaría: ¿con quién…quizás con el espacio sideral, los espíritus moribundos, el vaho de la mañana…? La callada por respuesta, como bien dices, es la incapacidad de aceptar y enfrentarse a los hechos, la falta de argumentos y un sinfín de razones, que te permiten darte cuenta de lo que antes no habías tenido ocasión de apreciar. Para que después usen esos “omisos” subterfugios absurdos a su incapacidad, difíciles de creer.
    Sí, también estoy contigo, aprendes a valorar las cosas en su medida y a no callarte nada, porque como ya hablamos por ahí, esos momentos son los que nos queda al final. Y el orgullo, es tan subjetivo, con lo cual, cada uno lo esgrime para su propósito, que le va cambiando según le acomode, como vayan fluctuando las circunstancias.
    Poco se puede decir después de tan excelente post, salvo felicitarte por tus acostumbradas exposiciones, tan cargadas de sentimientos y sobre todo de autenticidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual Mónica se refería a esos momentos de silencio que no te incomodan si tienes confianza con la persona. Pero cuando se quieren respuestas amossss que pa darles una patada en los dientes :)

      Eliminar
  2. También pasa el efecto contrario,
    cuántas palabras se dicen por nervios, por cabreo, y luego pasa lo que pasa...
    Me gusta mucho esta canción. Gracias a ti la acabo de escuchar ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Mónica de que guste la canción y que la hayas vuelto a escuchar :) Si a veces deberíamos mordenos la lengua, pero más vale soltar una frase a maltiempo que guardarla para siempre. Las palabras y pensamientos tienen fecha de caducidad y creo qe hasta se pueden acabar pudriendo.

      Eliminar
  3. Sí Mónica, también pasa al contrario, pero al final hay que hablarlo, las palabras=comunicación, aclararlo como personas civilizadas, se supone, al igual que el valor, que lo somos y sobre todo si existe un afecto mutuo, en fin así nos va por la vida.

    ResponderEliminar
  4. A veces, es mas necesario un silencio, a que uno hable por los dos...
    Hay silencios malos y silencios necesarios...En muchas ocasiones, el silencio necesario, hace que la persona que espera una respuesta, lo convierta en un silencio malo, aprovechandolo para hablar doblemente, con palabras dañinas, que a la vez son tan sinceras, como el primer silencio necesario.

    No hay que callar las cosas, pero tampoco predicar la sinceridad, el silencio, solo suaviza el impacto, que uno pueda causar.

    Me gusto el post, siempre hacen que pensar...que otra cosa no se, pero filosofear...dios nos cria...

    Besazos, princesa saltarina, de destellos dorados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ves esas palabras dañinas vienen provocadas por el ssilencio ante una pregunta. Muchos besos princesa Arwen. Qué alegría tu regreso!!!! :) :) :)

      Eliminar
  5. Cómo dice monica, el silencio a veces es una bendición... que me lo digan a mi que soy demasiado intenso (no por cabreos, que casi nunca me enfado... si no por intentar expresar en palabras lo que siento). Pero bueno, creo que hay temas en los que siempre me paso, o en los que siempre me quedo corto, parece que los terminos medios no se llevan bien conmigo :). Prefiero expresarme y quedar un poco como un tonto que callarme y que alguien se pierda la oportunidad de que ha sido muy especial para alguien, aunque haya sido durante un breve lapso de tiempo.

    Total, el orgullo ni se come, ni acompaña, ni paga facturas... bien merece la pena arriesgarlo cuando hay otras cosas en juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. El orgullo podría ir a la papelera junto con la dignidad, el honor y todas esas cosas que nos impiden ser o hacer lo que realmente queremos!

      Eliminar
  6. ¡¡Qué razón tienes caballero Träne!!, Yo soy igual, me gusta las cosas claras, no a medias, en fin, para qué cambiar, otras lo ganaran. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mikael te refieres a las cosas totalmente claras no medianamente claras?
    porque creo que las cosas claras no quiere decir que sea igual a las cosas a medias...

    ResponderEliminar
  8. El problema es cuando tienes que hablar con alguien que se presupone que está por encima, no vale hablar, siempre cortará las alas...

    ResponderEliminar
  9. Por eso es cuando digo yo lo de que el pez gordo se come al pez pequeño.

    ResponderEliminar
  10. Lo que tú digas Mónica, será la respuesta más acertada a lo que quieras plantear. Como dudar de tu sentir.

    ResponderEliminar
  11. Quieres decir que puedo conseguir...

    ResponderEliminar
  12. Sí te refieres a tu amor por mí, no soy un hombre muy constante en esos menesteres, para que engañarte y con ello desengañarte.

    ResponderEliminar
  13. no, me refiero a mi, a poder hablar serena, sin quedarme atrapada por los sustos por favor...

    ResponderEliminar
  14. que mis intuiciones si son negativas no me perjudiquen y mis intuiciones positivas me ayuden.
    Lo voy a necesitar en estos dias venideros mañana por ejemplo

    ResponderEliminar
  15. Ya me resultaba extraño, una persona tan sensata como tú, con un desequilibrado como yo, me alegro. Se nota que tienes buen gusto al no incluirme.
    Sobre el tema en cuestión: olvídate de todo a tu alrededor (si te es posible) y céntrate en lo que de verdad quieras decir, expón los argumentos que tu creas, como tú buenamente sepas, pero sin divagar, con claridad, sin dejar espacio a la duda, a la tergiversación y mantenlos a pesar de que intenten rebatírtelos (no por ello quiere decir que la otra persona tenga la razón), siempre que tú creas que son acertados o convenientes a tus intereses. Lo que hablamos en el anterior post, no hay nadie más que nadie, al final nos vamos todos de igual manera, en horizontal. El que ayer era el primero, hoy es el último. ¡A triunfar!

    ResponderEliminar
  16. Mikael, hoy se me cierran los ojos, y ahora me tengo que ir al fisio,
    tengo sueño.

    ResponderEliminar
  17. Pues ábrelos bien abiertos, no sea que el fisioterapeuta trate de abusar de ti ¡qué soy celos!
    Sí, ese sueño de amor nuestro, algún día lo podremos hacer realidad

    ResponderEliminar
  18. Te quería decir que he amadrugado. Ya ves agenda apretada...
    La verdad es que el fisio se porta muy bien conmigo. Hoy me ha vuelto a repetir que menos mal que acudí allí...(que si no se llega a mover no se que hubiera sido de este brazo, operar y no se que me hubiera puesto y ..., pero que de repente di un giro y lo gano poco a poco.
    Hoy me he ido sin una sustancia menos la parafina, estaba solidificaba, alguien debió desenchufar la maáquina, y no se había puesto líquida. Me ha tocado cubeta de agua caliente.

    ResponderEliminar
  19. Mikael esta mañana me he enterado que hay gira de Bruce springsteen, el 19 de junio en Montpellier y el 4 y 5 de agosto en París, que sueño! verlo...
    Me lo ha dicho un fans de él, que lo ha visto hasta en Estados Unidos.n,Por España no se que ciudades, San Sebastian, Barcelona...

    ResponderEliminar
  20. "silencio es el peor sonido que puedes escuchar cuando esperas respuestas." me la robo. Oye blog, tengo que ir a la universidad, dejame ir -.- ya es tarde.
    En cuanto a lo del orgullo me parece que tienes razon en parte, pero no es un enemigo, solo hay que usarlo con sabiduria, desde mi punto de vista dejar que el orgullo tome el control es igual de dañino que dejar que las emociones lo hagan, y tanto el uno como el otro te recuerdan que ninguno de ellos eres tu, ahh ya me hice bolas y estoy diciendo taradeses x)

    ResponderEliminar

Cuéntate algo...