sábado, marzo 24, 2012

Pecados...

La altura de los techos me hacía sentir pequeña. El olor a oscuridad, silencio y recogimiento lo envolvía todo. Cera, incienso y pasos resonando en el suelo. Una larga cola para abrazar una estatua… A los lados de la estancia unas cabinas. Estaban numeradas y con una luz encima: roja no disponible, verde adelante. En el lateral derecho, todas las luces en rojo. En el lateral izquierdo, todas en rojo y vacías, excepto una. En ella una mujer mayor, arrodillada cuchicheaba, en una de las cabinas. Mientras un hombre sentado esperaba su turno. No pude evitar mirar hacia el lugar de la confesión. Me llamó la atención que no hubiera ninguna barrera entre la pecadora y el confesor. Cara a cara explicaba y redimía sus pecados. Ni una reja de madera, ni cortinilla, nada, ningún tipo de barrera. El confesor, pelo blanco, ojeras oscuras y mirada inquisidora no invitaba a la expulsión de los secretos.

Ese cara a cara directo me impidió esperar mi turno en Santiago, arrodillarme y frente al personaje de película espetar : “Padre, confieso que he pecado”…







8 comentarios:

  1. Un tema que como diría mi nieto, Chungo abuelo, sinceramente me pasa la que a ti, no creo en nada ni ni en ningún personaje de estos, creo en la gente y su bondad y su forma de ser, demostrando el cariño y la amistad en el día a día.estos piden para dios, y no dan ni a su padre. Un beso campeona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barbas te mandaré un mail donde te podrás descargar la información de Santiago y de Madrid. Esta vez todo en castellano. A ver si mañana tengo un ratito que voy de culo últimamente. muchos besos y muchas ganas de poder volver a verte a ver si te pones mejor prontito te mando millones de energía positiva! Muchos besos

      Eliminar
  2. Sí, lo confieso, he pecado reiteradas veces y me resulta imposible no hacerlo, creo que forma parte de mi forma de ser, imperfecta, reiterativa, débil, tan humana, que no me avergüenza seguir haciéndolo, hasta le he tomado el gustillo. De todas las maneras seré condenado a pagar mis numerosas caídas (y no porque sea un saltarín), no tengo solución, y ya puestos, que me quiten lo bailado, menudas juegas me he pasado. Y también lo confieso, estoy de acuerdo con el vídeo, quiero abrazar esa religión, pero siendo yo el profeta y de esa manera, lo considero el verdadero camino para lograr la felicidad y mi complicada salvación aquí en la tierra, como en el cielo. Dios me salve, y a ti también, nadie se encuentra libre de culpa, al parecer no existe la presunción de inocencia. Un abrazo y no peques, te estaré vigilando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uins eso es misión imposible! soy una pecadora nata (saltarina eso sí, aunque con menos energía para saltos últimamente). Ainss les seres perfectos que grima me dan :) Ya lo dice el refrán... a pecar a pecar que el mundo se va a acabar... en el 2012 por cierto! Besos

      Eliminar
  3. ¿Cómo se encuentra tu hermana? Espero que todo siga igual de bien, así como para toda la familia. Un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tan bien como debería, pero poco a poco y un poquillo más de paciencia. Tu abrazo llegará sano y salvo. Muchas gracias :)

      Eliminar
  4. pero que paso?
    no se si es asi
    o no cargo bien mi compu
    cualquiera de las alternativas queda la duda en que peco...


    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o la duda o recargar, pero yo no he sido! :)

      Eliminar

Cuéntate algo...