viernes, julio 01, 2011

Arrepentimiento...

Si volviera a nacer, si empezara de nuevo… habría algunas cosas que no volvería a hacer… Es lo que tiene el arrepentimiento. Mi primer beso en París, aquel maldito concierto de Presuntos Implicados, algunas respuestas dadas, cartas no contestadas… Unas pesan más que otras y algunas las acabo sacando de la lista. Otras que tendrían que estar dentro, no están y sólo yo sé las razones de peso que tienen, para no merecer castigo ni redención alguna.

Pero me duelen mucho más las cosas que debería haber hecho y no hice. Espinas que se te clavan en lo más profundo de tu ser y que sólo una máquina del tiempo podrían curar.

No me arrepiento de haber gritado a aquella enfermera y de haber estado a punto de soltarle un puñetazo, cuando me decía que mi padre estaba bien que no era necesario avisar al médico de guardia. Le salvó que descolgó el teléfono, al ver mi cara de loca, y que a los dos minutos tres médicos atendían a mi padre. De lo contrario sobre su párpado ese día se hubiera llevado algo más que sombra de ojos y rímel.

Pero de lo que siempre me arrepentiré y no me vale ninguna de las razones que me dan es no haber colado en mi bolso a Sky , la perrita de mi padre, y haberla llevado a su habitación de hospital y que se hubieran podido despedir. Creo que nunca me lo podré perdonar y tengo claro que si volviera a nacer habría ciertas normas que me saltaría con tal ímpetu que dejaría a Sergéi Bubka a la altura de principiante.

2 comentarios:

  1. lara norrys3:06 p. m.

    nada te turbe, nada te espante.
    En la vida hay cosas que no se pueden evitar y esta era un de esas, lo mejor es pensar que la vio por la ventana y que ahora estarán los tres juntos. paz y amor.

    ResponderEliminar
  2. ¿Te he dicho alguna vez que eres una sabia? ¿Y que te quiero con locura? Bueno esto último creo que sí.

    ResponderEliminar

Cuéntate algo...