viernes, diciembre 10, 2004

Cuestión de fe…

Llevo dos noches sin dormir. Bueno para ser más exacta hoy he dormido tres cuartos de hora. Doy vueltas, intento relajarme, leo, intento hacer un puzzle japonés (pero me pican los ojos), veo la serie Sexo en Nueva York, las fajas saunas que anuncian en la Tienda en Casa, las noticias de las cuatro… con la tertulia sobre la Constitución Europea ya no me atreví, aunque igual debería haberlo hecho.

En épocas pasadas de insomnio estaba nerviosa y sabía cuál era el problema que me impedía conciliar el sueño. Me dolía el estómago sólo con pensar en ello, daba vueltas y vueltas y ni siquier me podía imaginar que mi habitación era una lámpara inmensa de lava con globos que fundían la cama, la mesita… Me entraba una rabia enorme por no poder dormir y me levantaba muy cabreada y cansada. Pero no, ahora es calma total. Me da por pensar que de acuerdo, que vale, que no estoy durmiendo, pero estoy en la cama descansando, que dormir a fin de cuentas es tiempo perdido, que cuando me muera ya dormiré todo lo que quiera y como no hay manera de que Morfeo me visite pues aprovecho el tiempo pensando, ¿quizás debería usar el verbo “despilfarrar”?

Esta noche me ha dado por pensar en las decepciones. Recuerdo claramente la primera. Vine corriendo del colegio a casa con el libro de ciencias naturales abierto. Mira mama, aquí está la hidrosfera, la estratosfera, las nubes y sigue para arriba…. ¿¿¿Dónde están los ángeles??? ¿¿¿Y Díos??? ¡Alguien miente en esta historia! También pensé en la conmoción que me causó la idea del infinito. Aquí están los planetas, el sistema solar y otros sistemas solares desperdigados, pero debajo no hay nada. Sólo el infinito. Me costaba imaginar un espacio inacabable, sin una base, suspendido en el aire infinitamente. Pero quién ha recorrido todo el infinito, cómo pueden saber que no se acaba nunca. Cuestión de fe. Seguro que también es cuestión de fe.

Luego cerraba los ojos y me fijaba en la oscuridad. Los abría y veía la oscuridad, otra oscuridad. ¿Estaremos en Matrix? ¿La única realidad verdadera es la realidad de los ojos cerrados? Venga queda una hora intenta dormir, no puedo, venga va relájate, joercio qué difícil. Nada que no hay forma.

Esta noche Sufumu vino a dormir a nuestra casa. Camino del trabajo he llorado de la risa. Hacía tiempo que no me reía tanto. Me dicen que deje de pensar tanto que se me quema el cerebro y que por eso no duermo, que como siga hablando conmigo misma que van a empezar a creer que soy una esquizofrénica, con dos personajitos en la cabeza. Tú lo que tienes que hacer es obedecer a la voz que te dice que duermas y pasar de la otra. Tengo fe en que sólo hayan sido estos dos días y que no se haga crónico. Todo es mucho más sencillo. Sólo es cuestión de fe.

7 comentarios:

  1. De fe o de pastillas... a mí eso me pasó harán 2 años y fue una época horrible, toda la noche dándole al runrunrun... por aquel entonces ni puzzle japonés ni nada para poder conciliar el sueño (ser dos en una misma cama tiene esos inconvenientes). Yo con Dormidina caía redondo, otra es que luego parecía un zombi durante el día.
    El truco que pongo en práctica ahora contra el insomnio es estar tan tan tan ocupado durante el día que a cosa de las 21 se me cierran los ojillos solos.
    Todo es cuestión de fe (o pastillas) y tiempo.. :)

    ResponderEliminar
  2. soy la persona menos indicada para hablar de insomnio, con épocas mejores o peores hace años que lo padezco...ojalá sean solo estas dos noches...

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo una serie de artículos de García Márquez sobre los tres problemas más corrientes y más ocultos en los hombres (varones), y cómo cualquiera de ellos podía joderte finamente la vida: problemas con el sueño, la evacuación y la erección.
    Yo, de momento, duermo como un lirón. Tocaré madera.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:16 a. m.

    No dormir y querer, pensar y no querer. ¡Qué difícil! Yo quiero no dormir, quiero pensar, quiero que los días tengan 48 horas y no tener que dormir. Quiero, pero no puedo. Ya suena la cafetera mi amiga que me ayuda a apurar el tiempo de mi hiperactividad. Para mí es solo cuestión de café. :-)

    Un abrazo.

    pirri

    ResponderEliminar
  5. por suerte llevo una temporada que duermo cual marmota, te recomiendo a Valeriana.
    ;)

    ResponderEliminar
  6. Javier: Bienvenido! No lo paso muy mal de momento porque no me pongo especialmente nerviosa. Es como si tuviera el sueño cambiado como los bebés :)

    Al fin solos: De momento me pasa entre semana. Deduzco que será por el currele

    MH: Como empiece a tener problemas de erección empezaré a preocuparme!!!

    Pirri: Dormir es desperdiciar mucho tiempo, pero sienta tan bien cuando lo haces de un tirón!

    Yo mismo: Me alegro mucho mucho guasa, Hoy quedaré con valeriana a ver que tal va! :)

    ResponderEliminar
  7. Jairaki, listilla, como empiece a tenerlos tu flamante marido , lo mismo te empiezas a preocupar.
    Aunque no tan flamante, se le desgastado al pobre, agachando ya la cabeza. Tan pronto.

    (perdona, Marío, esto no va contigo, pero es que te has caado con una listilla. Claro, que eso ya lo sabrás)

    ResponderEliminar

Cuéntate algo...